Usted probablemente queda perplejo ante la situación económica del país. Está en buena compañía. ¿Quién entiende de resultado primario, de ajuste fiscal y otros términos que abundan nuestro noticiario?

15025457_1250399078332890_6674974170510796592_o-768x229

Ladislau Dowbor*

ladislau2La mayoría balanza la cabeza y hace de cuenta que entiende. Pero, no es tan complicado como parece, basta que se desmenuce. Así la brecha queda claro. Aquí con los números explicitados, no hay que ser economista ni banquero para entender. Utilizamos los datos del banco central, a partir de una tabla original, pues la credibilidad es fundamental en estos tiempos de melindres.

La política económica del gobierno está basada en una inmensa farsa: la de que las políticas redistributivas de la era progresista quebraron el país mientras el nuevo poder, con banqueros en el control del dinero, io van a reconstruir. Según en cuento, como una buena ama de casa, van a enseñar responsabilidad, gastar solamente aquello que se gana. La gran realidad es que son los intereses extorsionados por los banqueros que generaron la brecha. La buena ama de casa que nos gobierna se ha juntado a los banqueros y está aumentando el déficit.

Los datos publicados por el Banco Central muestran la imagen real de que está ocurriendo:

bc
Acceso en: : http://www.tesouro.fazenda.gov.br/pt_PT/resultado-do-tesouro-nacional

El cuadro, tal como aparece en el sitio del Banco Central, parece complejo, pero es de fácil lectura. En la línea IX, “Resultado primario del gobierno central” se puede seguir la evolución de los números. El resultado primario es la cuenta básica de cuanto el gobierno recogió con los impuestos y terminó por gastas en sus actividades propias de gobierno, invistiendo en educación, salud, seguridad etc., es decir, en políticas públicas.

Cuando dicen que el gobierno debe ser responsable y no gastar más de lo que gana, es de eso que estamos hablando. Puede conferir en la tabla abajo, extraída de la tabla principal: así se puede leer mejor.

tabela1_resultadoprimariogovernocentral (1)

En ese caso hubo un superávit en los años 2010 hasta 2013 (gastó menos de lo que recaudó) y un déficit insignificante de 20 mil millones en 2014, y moderado en 2015, 116 mil millones de reais, 2% del PIB, perfectamente normal.

En la Unión Europea, por ejemplo, un déficit de hasta 3% del PIB es considerado normal, con variaciones entre un año y otro. Es decir, queda claro, que al contrario de lo que dicen, los gastos con las políticas públicas no provocaron ningún brecha como ha sido calificado.

La línea siguiente del cuadro, X – Intereses nominales, ofrece la llave de la quiebra y de la recesión. Los intereses nominales representan el volumen de recursos que el gobierno gastó con los intereses sobre la deuda pública. Esta es la caja negra que traba la economía en la dimensión pública.

Se trata de la parte de nuestros impuestos que en lugar de servir para infraestructura y políticas sociales son transferidas para los bancos y otros intermediarios financieros, además de un volumen pequeño de aplicadores individuales en el Tesoro directo. Estos en buena parte replican los resultados, aumentando el volumen de recursos apropiados.

La deuda pública es normal en numerosos países, asegurando aplicaciones financieras con riesgo cero y liquidez total, y por eso, pagando en general en torno de 0,5% al año, en los más variados países, inclusive, claro, en EUA y UE. No se aplica para quedar rico, es para tener el dinero seguro mientras se busca en qué investir.

En Brasil, el sistema ha sido creado en julio de 1996, pagando una tasa Selic (referencial) fantástica de 15% ya descontada la inflación. Así se instituyó por ley un sistema de transferencia de recursos públicos para los bancos y otros aplicadores financieros. Con interés de ese porte, rápidamente el gobierno quedó nada más que rolando la deuda, pagando lo que era posible de interés, mientras lo que no pagaba del principal aumentaba el stock de la deuda. Nada que una familia no conoció, de hacer una deuda para pagar otra deuda. El proceso, obviamente, se transforma en una bola de nieve.

En 2003, Lula asume la presidencia con una tasa Selic pagando 24,5%, mientras la inflación estaba en 6%. Importante observar que son las ganancias gigantescas para los bancos y los rentistas en general, sin ninguna actividad productiva correspondiente. Y ningún beneficio para el gobierno o para la población, pues el gobierno, con ese nivel de intereses apenas gira la deuda.

El sistema es absolutamente inviable a plazo. Es ilegítimo, pues se trata de ganancias sin la contrapartida productiva, generando una contracción económica. En el paso de 2012 para 2013, el gobierno Dilma pasa a reducir progresivamente la tasa de interés sobre la deuda pública, llegando al nivel de 7,25% al año, para una inflación de 5,9%, situándose cerca de las tasas practicadas en la casi totalidad de los países. Eso generó una revuelta por parte de los bancos y por parte de los rentistas en general.

¿Por qué tantos países mantienen una tasa de interés sobre la deuda pública en torno de 0.5% o menos?

Porque una tasa de interés baja sobre la deuda pública estimula a los dueños de los recursos financieros a buscar otras aplicaciones más rentables, en general inversiones productivas, que generan ganancias pero fomentando la economía. Aquí se ha promovido lo contrario: ¿por qué un empresario correrá el riesgo en inversiones productivas si ganará mucho más aplicando en la deuda pública?

La revuelta de los banqueros y rentistas llevó a una convergencia con otras insatisfacciones, inclusive oportunismos políticos, provocando los grandes movimientos de 2013. Y con un Legislativo electo por el dinero de las corporaciones, tanto en el legislativo como en la media se atacó cualquier intento de reducción de los intereses y de rescate de la política económica del gobierno. Futuros candidatos también vieron ahí brechas oportunas. El gobierno reguló, iniciando un nuevo ciclo de elevación de la tasa referencial (Selic), reconstituyendo la bonanza de lucrar sin producir, esencialmente para los bancos y otros rentistas.

Difícil decir qué es lo que causó el reculó del gobierno. El hecho es que desde mediado de 2013 se ha instalado una guerra política y el boicot y no hubo prácticamente un solo día de gobierno, pues vino la elección y la desarticulación general de la capacidad de gobierno. Lo esencial para nosotros es que no hubo una quiebra de gobierno, ni mucho menos de Brasil, como afirman, pues las políticas públicas mantuvieron su equilibrio financiero. Lo que quebró el sistema, el hecho esencial, está ahondando la crisis, es el volumen de transferencia de los recursos públicos para bancos y otros intermediarios financieros que son esencialmente improductivos.

Confiera la tabla de interés nominales:

tabela2_jurosnominais

Con la Selic elevada, el gobierno transfirió en 2010, en las cuentas del Banco Central, 125 mil millones de reais sobre la deuda pública. En 2011, ese monto se elevó para 181 mil millones, cayendo para 147 mil millones en 2012 con la reducción de la tasa Selic (a 7,5%) por el gobierno Dilma. En 2013 comienza el drama de nuevo: bajo presión de los bancos, suben de nuevo los intereses sobre la deuda pública y el dinero transferido o reaplicado por los rentistas subo para 186 mil millones en 2013. Con el ministro Levy, un banquero haciendo guardia del caja, ese valor explota para 151 mil millones en 2014 y para 397 mil millones en 2015. Se puede ver que la brecha generado por los altos intereses de la deuda es incomparablemente superior al déficit de las políticas públicas propiamente dichas, en la línea IX “Resultado primario del gobierno central”, que se ve arriba.

Aquí son prácticamente 400 mil millones de reales que podían ser transformados en inversiones de infraestructuras y en políticas sociales que son apropiados no por productores, sino esencialmente por intermediarios financieros como bancos, fondos y inclusive aplicadores extranjeros, generando la brecha que ahora sufrimos y que aumenta aún más en 2016, pues siguen los banqueros en el control del sistema.

Observe, ahora, la línea XI – Resultado Nominal del Gobierno Central, que apunta la brecha creciente. Se trata del déficit ya incorporado el gasto con los intereses sobre la deuda pública, hoy el más alto del mundo. Vea, abajo, el déficit generado:

resultadonominalok

El déficit pasa de 46 mil millones en 2010, explota para 272 mil millones en 2014 ya con la política económica controlada por los banqueros, y llega a los astronómicos 514 mil millones en 2015, ya con políticas confortablemente orientadas para desviar recursos públicos para intermediarios financieros.

Esas tres líneas de la tabla del Banco Central demuestran el equívoco del llamado “ajuste fiscal” del gobierno. Y permiten entender, de forma clara, que no se trata, de manera alguna, de un gobierno que gastó demasiado con las políticas públicos, pero sí de un gobierno en que los recursos han sido desviados de las políticas públicas para satisfacer el sistema financiero.

Se puede ver en el cuadro principal, en la línea “% del PIB gasto con interés”  que el volumen de los recursos transferidos para los grupos financieros pasó de 3,2% del PIB en 2010 para 6.7% del PIB en 2015. Y la cuenta aumenta.

Quien generó la crisis es quien está en el poder hoy, en Brasil, dictando el aumento de la tasa Selic que volvió al nivel de 14%. En nombre de la austeridad, y de “gastar responsablemente lo que se ganó”, en 2016 se aumentó el déficit primario para 170 mil millones de reais, dinero que fue para diputados y senadores (a través de enmiendas parlamentarias), aumento de los salarios de los jueces y de algunos sectores de los empleados públicos (todo en nombre de la reducción de los gastos), y se asiste a una explosión de los intereses pagos por la población.

Punto clave: La PEC 241 traba los gastos con políticas públicas. Son los gastos que resultan en el resultado primario, es decir, donde el déficit es muy limitado y la utilidad es grande, tanto económica como social. Pero la PED 241 (55 en el Senado) no limita los gastos con la deuda pública, que es donde ocurre el verdadero y enorme brecha.

No se trata, con esa medida, de reducir los gastos del Estado, pero sí de aumentar los gastos con los intereses, que alimentan a las aplicaciones financieras, en detrimento de las inversiones públicas y de los gastos sociales. Se trata, simplemente, de ahondar aún más el mecanismo que nos ha llevado a la crisis.

¿Seriedad? ¿Gestión responsable? ¿La imagen de la ama de casa que gasta únicamente lo que tiene?

Se ha montado una farsa.

Los números ahí están. Así el país se ahonda aún más y ellos quieren que los costos de esa farra salga de los derechos sociales, de las jubilaciones, de la tercerización y otros retrocesos. Eso reduce la demanda y el PIB y, consecuentemente, los impuestos, aumentando la brecha. Esa cuenta no se cierra, ni en términos contables ni en términos políticos. Decir que esos arreglos reflejan el modelo de la buena ama de casa es una impresionante falta de respeto.

Nota: aquí abordamos la cuestión central de los intereses sobre la deuda pública, con vistas a mostrar el absurdo de los argumentos del gobierno de que quebró la economía. Importante también mencionar que el volumen de la deuda (stock) alrededor de 60% del PIB (bien menos para la deuda líquida) no es mucho mayor que la de otros países y mucho menos, por ejemplo, que de EUA y Japón. Para una visión más amplia, hay un excelente documento Austeridad y Retroceso, que hace un análisis financiero completa. El documento es de octubre de 2016, disponible en http://brasildebate.com.br/wp-content/uploads/Austeridade-e-Retrocesso.pdf

Cuanto al endeudamiento de la población, con intereses abusivos para persona física y persona jurídica, el mecanismo generado puede ser consultado en el documento Rescatando el potencial financiero del país, inclusive con las propuestas correspondientes. Ver en http://dowbor.org/2016/08/ladislau-dowbor-resgatando-o-potencial-financeiro-do-pais-versao-atualizada-em-04082016-agosto-2016-47p.html/

La tabla del Banco Central, en: http://www.tesouro.fazenda.gov.br/pt_PT/resultado-do-tesouro-nacional e acede a planilla de nome RTN ago. 2016.xlsx, Aba 4.1, Séries históricas – Resultado Fiscal do Governo Central – Estrutura Nova (janeiro/1997 – agosto/2016)

 Lea ese artigo en word: http://dowbor.org/blog/wp-content/uploads/2016/11/16-Os-irresponsáveis-no-poder-LDowbor-1.doc

URL para compartilhar nas redes sociais e encaminhar por e-mail: http://dowbor.org/blog/wp-content/uploads/2016/11/16-Os-irresponsáveis-no-poder-15.11.2016_Dowbor.doc

*Colaborador de Diálogos del Sur